Sin lucha no hay premio.

Nosotros y ahora

Volver a vivir el ahora después de haber estado en la rueda...
El día a día  /   /  By roberto

Ya he empezado el curso de masaje tailandés y las sensaciones son muy positivas 😉

Lo que me esperaba

Cuando descubrí el curso de masaje de David (como ya he dicho aquí) me quedé flipando por la serie de casualidades que se habían dado para llevarme hasta él.

El karma es muy potente cuando quiere que tu hagas algo y no puedes resistirte jejeje

Personalmente no sabía (y sigo sin saber) nada de masajes y tan solo hace mes y medio nunca habría pensado que me habría apuntado a un curso de este tipo.

En este último año me he estado acercando al mundo del yoga en varias formas (yoga y tantra yoga) y, al llegar a Tailandia, he pensado que aprender masaje tailandés habría podido ser una buena forma para empezar con algo más “físico” que tiene muchos lazos con la espiritualidad y luego ya vendrían el yoga y la meditación.

Y he acertado.

Mucha de la gente que sigue el curso ha hecho, está haciendo o va a hacer dentro de nada yoga, meditación vipassana u otro tipo de meditación.

Esto quiere decir que o nos hemos equivocado todos, o estoy en el buen camino jejeje

Mi día a día del próximo mes

Es como si hubiera vuelto a estudiar. Esa sensación de no saber nada, de que todo es nuevo, de acabar el día agotado porqué todo te cuesta.

Es lo que buscaba y lo que seguiré buscando durante todo mi viaje: mis periodos como estudiante han sido los mejores de toda mi vida y por eso vuelvo a estudiar ;). Son los momentos en donde te pones en juego otra vez y vives cada día intensamente.

Sigue la paliza para Dani jejeje

Sigue la paliza para Dani jejeje

Estoy hambriento de experiencias nuevas, totalmente distintas a las que he hecho hasta ahora. Es el único camino para crecer y no estancarse haciendo lo mismo una y otra vez.

Mi día a día es muy sencillo: me levanto, desayuno, me voy a la escuela, tengo mis horas de clase con pausas y demás. 7 horas al día lunes y miércoles, 6 martes y jueves y 4 los viernes.

El ambiente está super relajado y hay muy buen rollo entre todos.

Por la mañana empezamos con los ejercicios del ermitaño para calentar un poco (buenísimo el rezo final en Thai a Shivako Komaraphat que según dice la leyenda fue médico del mismísimo Buda) y luego empieza la clase.

La clase es dura, hay que aprender muchos movimientos, das masajes y recibes todo el día.

Algunas posturas son duras fisicamente, pero para esto estamos aquí todos no? 😉 Al final más grande es el reto y más me gusta 😀

Nosotros del primer nivel somos 5: dani, alexia, jose, armando y yo.

Nuestras historias son parecidas: gente que ha dejado su curro de muchos años (Alexia), otros que como yo se han cansado de la oficina (Armando), Jose que lleva viviendo en China ya un tiempo y es un crack de los idiomas, Dani que se ha hartado de Barcelona (aunque tendrá que volver… el amor jejeje)…

Las vivencias se repiten y todos tenemos una visión común: hemos tirado ya bastante tiempo de nuestra vida viviendola solo en parte.

La rueda de nuestros países (da igual Italia o España) gira demasiado a lo tonto para seguirla toda la vida.

El ambiente

El ambiente ayuda mucho para reflexionar y hablar de temas importantes (que sí que también la vamos a liar saliendo y demás que los findes son libres pero bueno jejeje) ya que no entendiendo nada del idioma es como si no hubiera tele, periódicos, políticos haciéndonos más rabiosos día tras día, etc… Además no tenemos que trabajar, ni nada: solo existe el curso, la meditación, nosotros y el ahora.

Las sobremesas son muy entretenidas (casi el 100% de los que asisten al curso se alojan en la misma guesthouse que regenta una señora encantadora) y salen temas interesantes de verdad. Muchas veces no se habla de “cosas” o de lo que ha pasado durante el día, sino de maneras de pensar, de filosofia, se reflexiona en profundidad sobre la vida, etc…

Era justo lo que buscaba: conversaciones interesantes, profundas, que consiguen que tu nivel y él de los demás crezcan y seas una persona más completa.

Con 33 años ya no quiero hablar solo de donde voy a salir este finde o de si me voy a tomar unas cañas.

La vida no es y no puede ser solo eso.

Hace dos días estábamos reflexionando un poco sobre la famosa carrera de los ratones que tanto de moda está en nuestra sociedad: resumiendo, esta expresión quiere decir que corremos toda nuestra vida buscando el dinero y trabajando como burros para luego volver al punto de partida (o a algo peor que eso).

Os quiero dejar dos reflexiones que han salido hablando de esto. Una es de Armando (es la historia del pescador mejicano) y la otra es mía.

Reflexión 1 (ahora es el momento para vivir):

Hay un pescador en Méjico sentado en el suelo echando la siesta cuando llega un gringo.

El gringo: “Hola, que hace usted en su vida?

Pescador: “Pues, soy pescador.”

El gringo: “Ah muy bien!!! ¿Y cuantas horas trabaja en promedio cada día?

Pescador: “Uhm, diría que 2 horitas…”

El gringo: “Bueno… Es muy poco… ¿Y que hace en las otras horas del día?

Pescador: “Pues, desayuno, estoy con mi mujer, juego con mis hijos, me voy al bar con mis amigos a tomar unas cervezas…”

El gringo: “Pero… ¿Sabe que si saliera 8 horas al día con su barco podría comprar otro barco?

Pescador: “¿Para qué?”

El gringo: “Para luego alquilarselo a alguien para que le diera un porcentaje a usted!”

Pescador: “¿Para qué?”

El gringo: “Luego podría comprar muchos más barcos y tener más dinero!”

Pescador: “¿Para qué?”

El gringo: “Para crear una empresa y empezar a exportar su pescado a otras ciudades de Mejico!”

Pescador: “¿Para qué?”

El gringo: “Bueno, después con el tiempo, podría crear filiales en Europa y EE.UU. y crecer como empresa!”

Pescador: “¿Para qué?”

El gringo: “Para luego cotizar su empresa en bolsa”

Pescador: “¿Para qué?”

El gringo: “Para obtener más beneficio”

Pescador: “¿Para qué?”

El gringo: “Para que, con 70 años, pueda usted tener el tiempo para desayunar, estar con su mujer, jugar con sus hijos e irse al bar con sus amigos a tomar unas cervezas…“.

El gringo: “Ah, perdone, ya no podría jugar con sus hijos, sino tal vez con sus nietos y algunos de sus amigos probablemente ya se habrían muerto.”

—-

La segunda reflexión es más breve y es sobre el hecho de que tienes el deber (contigo mismo) de tomar las riendas de tu vida. Es una frase.

Si no sabes que hacer para salir de la rueda, empieza con no hacer lo que se supone que tengas que hacer en algunas ocasiones. En cuanto te des cuenta que haciéndolo no pasa absolutamente nada, ya estarás fuera de la rueda.

About the Author

Hola! Me llamo Roberto y estoy viajando por el mundo después de haberme cansado de estar malgastando la vida trabajando en una oficina 8 horas al día. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.

También te puede interesar

Bueno: instalado y comiendo un plátano! Desafortunadamente el tren no era como me lo esperaba…...

Pues… Ya estoy en la famosa India! Ese país que cuando dices que vas a visitarlo parece que vas a...

Ha pasado mucho tiempo e? jejeje La última entrada del blog es del 27 de mayo y ya estamos a mitad...

One Comment
 
  1. Pingback: Ya soy masajista thai de nivel 1 ;-)

Leave a Reply